Arquitectura Social ARTISTAS QUE LIMITAN ENTRE LA ARQUITECTURA Y EL ARTE

Desde hace 21 años los actores de osa_office for subversive architecture confunden la percepción en el área de conflicto entre arquitectura, diseño, performance, vídeo y el arte del sonido. Su instalación se pudo ver en el Instituto Goethe y en el Museo Guggenheim en Nueva York. El plátano argénteo sobre la Puerta de Brandenburgo como monumento de la Reunificación de Alemania permaneció un concepto virtual pero sobre todo parecía transformar mágicamente lugares de la ciudad aparentemente sin importancia en áreas interesantes y con posibilidades. 

OSA es uno de los pioneros en definirse como artistas fronterizos y que se establecieron a nivel internacional entre las disciplinas de la arquitectura como arte socialmente relevante y que, sin embargo, siguen siendo marginados en el mundo artístico. De esta forma, no es de extrañar que las siguientes generaciones vean a OSA como modelo a seguir, teniendo en cuenta que el grupo de arquitectos británicos Assemble ganó el 2015 el Premio Turner, el galardón de arte más importante de Gran Bretaña. Aquí una entrevista con Bernd Trümpler y Oliver Langbein de OSA.
 
Señor Trümpler, usted acaba de terminar la instalación well, come en la Ruhrtriennale 2016. ¿No debería tratar de conseguirse ahora un proyecto continuador?
 

No, nosotros no concursamos nunca, por principio.
 
¿Cómo logra entonces vivir de su trabajo como artista?
 
Oliver Langbein: Eso es justamente nuestro privilegio. OSA no es una empresa sino una red de ocho socios. Empezó en Darmstadt donde ya en nuestra época estudiantil se formaron los primeros proyectos y ahora estamos presentes en Londres, Hamburgo, Berlín, Frankfórt, Múnich, Graz y Viena. Ahora, todos tenemos varios pilares profesionales, muchos enseñan en universidades. Por lo tanto, no tenemos que pagar el alquiler con el arte y tampoco podríamos. Eso nos da una libertad enorme a la hora de elegir nuestros proyectos y también la libertad de decir no cuando las condiciones marco no van con nuestros principios.
 
¿Cómo es eso?
 
Bernd Trümpler: Los contratantes de arquitectos suelen pedir varias alternativas para un proyecto. Si uno – como nosotros – es subversivo por principio no puede y no quiere trabajar según el lema: “Usted pide nosotros tocamos”. Uno de nuestros principios es que hacemos una sola propuesta porque estamos convencidos de que es la mejor solución para el asunto en cuestión. Nuestros contratantes nos llaman porque quieren justo esa rigurosidad e independencia que tenemos, en caso contrario la colaboración no funciona.
 
¿No cansa después de 20 años seguir cuestionando siempre todo?
 
Oliver Langbein: Eso no nos cuesta mucho. Cada uno de nosotros ocho es un “macho alfa” al que no le gusta el consenso. No podemos trabajar de forma permanente en una sola sala, solo funcionamos con la necesaria distancia espacial. No tratamos de entendernos y este discurso interior también garantiza que sigamos subversivos hacia afuera.
 
Entonces, ¿cómo se reparten el trabajo entre ustedes?
 
Oliver Langbein: Muchos proyectos se originan por contactos personales en los diferentes lugares. Cuando tenemos un concepto consultamos la pericia de los demás socios. En Dortmund el contacto era mío, ya que tengo una cátedra aquí en la Universidad para escenografía en la facultad de diseño. Bernd Trümpler como carpintero de profesión, con una carrera de arquitectura y con seis años de asistente del artista Otmar Hörl era la persona ideal para realizarlo.
 
Como arquitecto, ¿uno no prefiere construcciones que perduran durante mucho tiempo?
 
Bernd Trümpler: Pues, ése es mi segundo pilar. Es un lindo efecto colateral de well, come que nuestro Aran Chadwick que planifica la estructura de Atelier One y que habitualmente realiza escenarios para estrellas mundiales como U2 me haya pedido justamente a mí la planificación de su casa particular.

Instalación „WELL, COME“ en el puerto de Dortmund

Una producción de Urbane Künste Ruhr para la Ruhrtriennale 2016 en el  Stahlanarbeitungszentrum Dortmund GmbH & Co KG.
Artistas: OSA Office for Subversive Architecture, Karsten Huneck, Oliver Langbein, Bernd Trümpler en colaboración con el artista de sonido Florian Kaplick.
Curador: Katja Aßmann, Urbane Künste Ruhr