Futuro verde Quienes tienen las visiones

 © Anna Azevedo © Anna Azevedo

Gente que se prepara para cambiar el mundo: estas siete personas, entre científicas, emprendedoras y activistas, están comprometidas con un mundo más sostenible en Alemania y están trabajando activamente para dar forma a sus sueños para el futuro.

Heike Freund y la energía de fusión

La ingeniera industrial y experta en tecnología láser Heike Freund persigue una visión bien conocida y aún muy actual para el futuro de la generación de energía libre de CO2: el sueño de la energía de fusión. El objetivo de la start-up de Munich Marvel Fusion, cuya directora general es Freund, es nada menos que revolucionar la generación de energía. Un equipo internacional de científicos y expertos en fusión del campo del láser y la nanotecnología está preparando actualmente un reactor de prueba. El combustible destinado a esto, hidrógeno-1 y boro-11, no debería generar residuos radiactivos. “La energía de fusión puede cambiar el mundo. Es una fuente de energía segura y limpia que podría satisfacer las necesidades energéticas del mundo”, dice Freund, al explicar su fascinación por esta forma de generación de energía. La generación de electricidad puede ser revolucionada, de ello está convencido la científica y empresaria Heike Freund. La generación de electricidad puede ser revolucionada, de ello está convencido la científica y empresaria Heike Freund. | Foto (detalle): picture alliance/SZ Photo/Friedrich Bungert


Harald Welzer y los contramodelos

Durante los últimos 120 años, la masa de objetos hechos por el hombre se ha duplicado aproximadamente cada 20 años. “El mundo se está transformando de natural a artificial, o mejor: de vivo a muerto”, dice el sociólogo y profesor de diseño transformacional Harald Welzer, al comentar esta tendencia. Durante décadas, este autor best-seller ha criticado la extravagancia de nuestra sociedad. Al mismo tiempo, Welzer busca implacablemente visiones positivas del futuro: su fundación Futurzwei recopila ejemplos de utopías pequeñas y grandes y contramodelos existentes frente al capitalismo de usar y tirar. Una "tarjeta del éxito" nos invita a conocer cientos de proyectos sostenibles en toda el área de habla alemana, desde plantas químicas sin petróleo hasta ratones de computadora de comercio justo.

El sociólogo Welzer también es un invitado usual en programas de entrevistas, como aquí en 2020 con Markus Lanz. El sociólogo Welzer también es un invitado usual en programas de entrevistas, como aquí en 2020 con Markus Lanz. | Foto (detalle): © picture alliance / Geisler-Fotopress / gbrci

 


Oliver Riedel y el reciclaje

Oliver Riedel, fundador de la Biofabrik de Dresde, describe su profesión como “Optimista en jefe”. Desde 2011, su empresa ha perseguido nada menos que revolucionar el reciclaje de materias primas: el equipo de Biofabrik desarrolla tecnologías sostenibles para la generación de energía, la producción de alimentos y la eliminación de residuos. Riedel tuvo su momento de iluminación cuando, en un recorrido en motocicleta por la India, se dio cuenta de cómo se maneja el plástico en los países en desarrollo: “Allí tuve la idea de que deberíamos hacer todo de manera descentralizada. Lejos de las grandes fábricas y hacia los pequeños contenedores que se encuentran al lado del pueblo, donde la gente obtiene dinero para traer desechos plásticos y luego los productos se fabrican con el plástico que traen”. Con sus soluciones de contenedores para países en desarrollo, Riedel y sus colegas quieren solucionar varios problemas al tiempo: reducir la basura y reciclar materiales de desecho en energía y combustible y un ingreso seguro para los recolectores de basura. Y para reducir el uso de materias primas fósiles, la Biofabrik también ha desarrollado un fertilizante líquido 100% orgánico elaborado a partir de pastos.

El fundador de la Biofabrik, Riedel, se encuentra en una planta "WastX Plastic" en la que los desechos plásticos se procesan para convertirlos en aceite. El fundador de la Biofabrik, Riedel, se encuentra en una planta "WastX Plastic" en la que los desechos plásticos se procesan para convertirlos en aceite. | Foto (detalle): © picture alliance/dpa/dpa-Zentralbild/Robert Michael


Christoph Meinel y la nube

Christoph Meinel es en realidad un científico informático y profesor de informática. Como director del Instituto Hasso Plattner en Potsdam, está particularmente fascinado por el potencial de las tecnologías de comunicación modernas para la educación digital: “Usar este potencial es un mandato social importante". La plataforma openHPI, desarrollada por su instituto, ofrece acceso gratuito a los llamados MOOCs (Massive Open Online Courses – “Cursos masivos abiertos en línea”), en los que cientos de miles de participantes ya están adquiriendo conocimientos universitarios comprensibles en línea. Educación general digital para todos, y gratuita: esa es la visión que persiguen Meinel y openHPI.

Educación general digital para todos: con este objetivo en mente, Christoph Meinel, decano en la Universidad de Potsdam, fundó la plataforma educativa openHPI. Educación general digital para todos: con este objetivo en mente, Christoph Meinel, decano en la Universidad de Potsdam, fundó la plataforma educativa openHPI. | Foto (detalle): © HPI / Kay Herschelmann

Aida Schreiber y la electricidad

Siempre de viaje, especialmente en Mali y Níger: los contenedores solares de Aida Schreiber y su esposo Torsten abastecen de energía verde a docenas de aldeas. Siempre de viaje, especialmente en Mali y Níger: los contenedores solares de Aida Schreiber y su esposo Torsten abastecen de energía verde a docenas de aldeas. | Foto: © Africa GreenTec En 2014, Aida Schreiber y su esposo Torsten viajaron por el país natal de Aida, Mali. Cuando observaron cuánta electricidad se estaba produciendo con generadores de petróleo crudo, quedó claro para la pareja consciente del clima: el compromiso con la protección del clima comienza en el África subsahariana, donde más de la mitad de la población no tiene conexión a la red eléctrica. La electricidad respetuosa con el clima es un requisito básico para ofrecer una perspectiva a la población local. Dondequiera que fluya la electricidad, la vida de las personas mejorará y se crearán pequeñas empresas y puestos de trabajo. Aida Schreiber y su esposo tomaron la iniciativa y fundaron Africa GreenTec. La compañía produce contenedores solares móviles que se pueden instalar en solo dos días y son económicos de comprar. Decenas de aldeas, especialmente en Malí y Níger, reciben ahora energía de esta manera. La visión de Africa GreenTec es hacer que la energía producida de forma sostenible sea accesible incluso en las áreas más remotas.

Felix Finkbeiner y los árboles

En cuarto grado, Felix Finkbeiner dio una conferencia escolar sobre cambio climático y trató de motivar a sus compañeros a plantar árboles. Dicho y hecho: de allí nació la iniciativa Plant-for-the-Planet, y tres años después se plantó el millonésimo árbol gracias a su proyecto. En 2011, el entonces joven de 14 años habló ante la Asamblea General de las Naciones Unidas: “Los niños sabemos que los adultos conocen los desafíos y las soluciones. No entendemos por qué sucede tan poco ”, dijo en ese momento, lo que lo convirtió en un importante orador precedente para el movimiento Fridays For Future. Plant-for-the-Planet todavía está activo y creciendo, organiza talleres y motiva a personas de todo el mundo a donar para nuevos árboles. Hasta la fecha, se dice que hay más de 77 millones que han sido plantados por Plant-for-the-Planet y organizaciones asociadas.

Felix Finkbeiner es hoy uno de los oradores precedentes más importantes del movimiento Fridays For Future. Felix Finkbeiner es hoy uno de los oradores precedentes más importantes del movimiento Fridays For Future. | Foto (detalle): © picture alliance / dpa / Lino Mirgeler

Juliane Kronen y las donaciones en especie

Juliane Kronen, quien tiene un doctorado en administración de empresas, ha estado presente en el panorama empresarial internacional durante décadas. Hoy, sin embargo, actúa principalmente como fundadora y directora general de innatura, una empresa que gestiona donaciones en especie con fines benéficos. La historia de innatura comienza en 2011 con 200.000 botellas de champú para el cabello etiquetadas incorrectamente. Kronen, entonces consultora de gestión, se enteró del hecho de que el fabricante estaba tratando desesperadamente de deshacerse de los productos y se acercó a varias organizaciones de ayuda. Pero incluso ellos no sabían qué hacer con cantidades tan grandes de champú. Kronen descubrió que las empresas alemanas tiran productos nuevos por valor de siete mil millones de euros cada año. Las razones de esto a menudo parecen marginales: una etiqueta incorrecta, un pequeño error de producción, una cantidad de llenado ligeramente diferente. Kronen vio el potencial económico, social y ecológico en el uso de estos productos: innatura recolecta dichos bienes, los almacena y luego los pasa a organizaciones sin fines de lucro por una pequeña tarifa. En los dos primeros años innatura pudo traspasar donaciones en especie por valor de casi tres millones de euros a más de 300 organizaciones benéficas. ¿la motivación de Kronens? “Pensé que puedo usar palancas completamente diferentes a simplemente intentar aumentar el dividendo de una corporación DAX en otro 0.03 por ciento”.

De consultora de gestión a emprendedora social: con innatura, Juliane Kronen proporciona productos rechazados a organizaciones sin fines de lucro. De consultora de gestión a emprendedora social: con innatura, Juliane Kronen proporciona productos rechazados a organizaciones sin fines de lucro. | Foto (detalle): © Selina Pfrüner
 

También le puede interesar

Failed to retrieve recommended articles. Please try again.