¿Un límite artificial? Lo que diferencia a los blogueros de los periodistas

Blogueros en la conferencia re:publica, 2013, Berlín.

En Alemania, el periodismo clásico y los blogs se parecen cada vez más. Muchos blogueros trabajan a la manera periodística y a su vez los periodistas y los portales de noticias asumen como medio natural el blog. Pero, a pesar de todo, siguen existiendo algunas diferencias.

Thomas Wiegold es un periodista de formación clásica. Realizó sus prácticas en los años ochenta trabajando para la agencia nacional de noticias DPA. Por encargo de Associated Press viajó en 1993 a Somalia para informar sobre la primera misión de los cascos azules alemanes. Así descubrió el tema sobre el que más escribe hoy. Thomas Wiegold es especialista en política de defensa y seguridad, y en Alemania es considerado una eminencia en el tema. Hasta 2010 trabajó como corresponsal permanente de la revista de noticias berlinesa Focus. Hoy es periodista independiente … y bloguero.

En 2010, cuando su empleador eliminó masivamente puestos de trabajo, Wiegold tomó la indemnización y probó suerte en Internet. Tenía claro que quería seguir trabajando de periodista. Pero, ¿cómo mantener la visibilidad en internet? Había abierto su blog Augengeradeaus.de cuando aún tenía su empleo, y en los años siguientes lo amplió. Hoy puede escribir sobre la misión del ejército alemán en Afganistán o sobre los graves errores que el Ministerio de Defensa cometió durante la adquisición aviones no tripulados Euro Hawk. “Quería hacer algo donde pudiera ejercer la soberanía periodística”, dice Wiegold.

 

Como está dedicado a un tema bastante específico, el blog de Thomas Wiegold se ha hecho muy conocido. Sin embargo, no puede vivir únicamente de él. De sus lectores recibe 650 euros por mes en concepto de donaciones voluntarias. El resto de sus ingresos lo obtiene trabajando como autor independiente para periódicos o revistas de noticias. El blog le resultó de mucha ayuda: “Sería mucho menos conocido, si no existiera el blog”.

 

La diferenciación entre periodistas y blogueros pierde importancia

Thomas Wiegold no está solo. Muchos periodistas gráficos y de televisión, pero también renombrados periódicos como el Frankfurter Allgemeine Zeitung o el Süddeutsche Zeitungtienen blogs propios. “Con un blog estoy mucho más cerca del lector”, explica el periodista Lohmayer, que escribe en el blog Lousypennies.de. Lohmayer considera que la diferenciación entre blog y periodismo clásico es un límite artificial sostenido por algunos periodistas gráficos. En la realidad, ese límite es cada vez menos importante.

En 2013, cuando hizo su debut la versión alemana del periódico virtual Hufftington Post, se discutió mucho en Alemania si esa colección de textos de blogs, escritos por autores que en su mayoría no recibían pago alguno, tenía algo que ver con el periodismo. Karsten Lohmayer responde: “Vaya usted a un quiosco de alguna estación y verá una enorme cantidad de revistas sobre juegos de computadora y sobre pesca. Eso también es periodismo”. Según Lohmayer, la imagen del periodismo de investigación rigurosa es válida a lo sumo para el cinco por ciento de todos los productos periodísticos.

 

A esto debe añadirse que muchos blogueros han asumido tareas periodísticas. Un buen ejemplo resulta el blog Netzpolitik.org. Allí Markus Beckedahl y su equipo informan regularmente sobre la protección de datos y otros temas políticos vinculados a Internet. La pericia de Beckedahl en este campo es valorada. Muchas veces ha asesorado a comisiones del parlamento alemán sobre los desafíos que enfrentará Alemania a causa de la revolución digital.

 

Los blogueros alemanes se profesionalizan

Otro blog muy popular es el blog Abgeordnetenwatch.de . En él, los ciudadanos pueden plantear preguntas a sus parlamentarios. Además, hay numerosos blogs que se dedican a la observación crítica de las transformaciones en el panorama alemán de medios. Y también está aumentando el número de blogs locales. En este momento el blog más popular alemán es la revista de sátira política Der Postillion. Es verdad, en Alemania los blogs aún no tienen ni por lejos tantos lectores como los portales de noticias conocidos. Pero el número de lectores crece. Según un estudio sobre el uso de Internet, el dieciséis por ciento de los alemanes lee ocasionalmente lo que suben los blogueros.

 

Algunas diferencias se mantienen, opina la periodista y bloguera (Medialdigital.de) Ulrike Langer, pero se dan sobre todo allí donde entran en juego otras instituciones, por ejemplo, las autoridades estatales: “Por ejemplo, los blogueros no reciben visa de periodista”. Y no obtienen tan fácilmente, como los periodistas, la protección social que significan el seguro médico y la jubilación. Como sea, los blogueros alemanes seprofesionalizan cada vez más. Hay más blogs de varios autores y los blogueros exitosos piensan en contratar personal para la recepción de publicidad. Según Langer, la intersección entre blogs y periodismo es cada vez más grande.

 

Lo mismo opina Thomas Wiegold, aunque desearía mayor pureza periodística de parte de algunos blogueros: “Yo publico algo sólo cuando tengo por lo menos dos fuentes independientes una de la otra". No se arrepiente de haberse pasado a Internet. "Lo único que realmente extraño es el cheque mensual del salario”.