Mujeres en la cima Seis radiografías de líderes chilenas

En el buscador online Google encontramos muchísimas entradas que mencionan a la recientemente reelecta presidenta de Chile, Michelle Bachelet, y a la joven diputada del PC (Partido Comunista), Camila Vallejo. Ambas son emblemas del liderazgo político en Chile. No obstante, representan figuras aisladas, puesto que aún falta mucho por avanzar con respecto a la inclusión de las mujeres en esferas gerenciales y directivas.

Como muestra, según un estudio que Comunidad Mujer publicó en marzo de 2015, dentro de los 331 cargos directivos de las 40 empresas que componen el Ipsa (el índice de las máximas transacciones bursátiles del país), sólo 18 –es decir, un 5,4%– son mujeres.

Alejandra Wood: el pulso del corazón cultural capitalino

Sus hombros cargan una responsabilidad muy simbólica para el Chile de hoy. Alejandra Wood (1967), licenciada en historia, trabajadora incansable y perfeccionista, dirige desde hace cinco años el Centro Gabriela Mistral (GAM). Venía de la minería –era gerente de asuntos externos de Escondida–, y ahora es quien echó a andar uno de los espacios culturales más importantes del país. El GAM es el único que ha cruzado fronteras, programa todas las disciplinas artísticas y recibe al año dos millones de visitas. Su desafío fue doble: no sólo debía inaugurar el recinto, sino entusiasmar tanto a los ciudadanos como a su equipo. Como sabemos, el GAM se construyó en los cimientos del Edificio Unctad II, que fue erigido en 1972 como futuro centro cultural, pero que tras el Golpe de Estado de 1973 pasó a ser el centro de operaciones de la dictadura de Augusto Pinochet. “Teníamos que construir aquí, llenar de contenido y valor al espacio. Debimos convocar a un equipo con los mejores estándares humanos y profesionales; y, sobre todo, comprometernos. Aposté por un liderazgo horizontal, confío en mis subordinados y delego mucho”, comenta la directora.

Patricia Matte: alquimista de la educación de excelencia

Siempre ha integrado un sector privilegiado de Chile. La socióloga Patricia Matte (1943) y sus hermanos atesoran una fortuna de 7.500 millones de dólares americanos, gracias a sus diversas empresas. Sin embargo, ella siempre ha estado dedicada al servicio público y, principalmente, a la educación. Trabajó para la Oficina de Planificación Nacional (Odeplan), luego para Libertad y Desarrollo, y hoy preside la Sociedad de Instrucción Primaria (SIP), institución que lleva ciento sesenta años entregando educación de excelencia a niños de familias con pocos recursos, a través de dieciocho colegios que albergan, en la Región Metropolitana, a veinte mil alumnos. Matte comenzó en el directorio hace treinta años. Luego, ha estado en la presidencia y vicepresidencia de forma alternada. “Aplico un liderazgo más bien horizontal. He tenido la suerte de trabajar con un equipo que tiene la misma convicción que yo tengo frente a lo trascendental de nuestra misión, por lo que descentralizamos las decisiones lo máximo posible y respaldamos firmemente a nuestros equipos”, detalla la titular, quien quiere fomentar el crecimiento en las regiones y trabajar con una educación media técnico profesional.

Anita Holuigue: la señora de las radios

Galaxia la conquistó en 1995. De tener cargos gerenciales en diferentes compañías y de fundar su propia empresa de inteligencia financiera (Scan), la economista Anita Holuigue (1955) apostó por hacerse cargo de la radio que había comprado con su marido, Felipe Lamarca, y que luego renació bajo el nombre Duna. “Lo que me conquistó de la radio es su magia. La tiene por el tipo de comunicación que se produce entre el medio y sus oyentes. Es directa, cercana, espontánea”, apunta ella, quien hoy es directora de Grupo Dial. Es decir, está a la cabeza de seis radios: Duna, Zero, Carolina, Beethoven, Paula y Disney. Y su liderazgo es más horizontal que vertical. “Las decisiones –sostiene Holuigue– se toman en conjunto. Todos conocemos los talentos de los demás, así que pedimos consejos de acuerdo a quién sea experto del tema a tratar. No tengo la última palabra. Como el desafío es hacer un trabajo cada vez mejor, abro espacios de discusión.”

Bárbara Figueroa: máxima líder sindical de Chile

“He ejercido desde una nueva impronta, que no fue fácil de aceptar para algunos dirigentes de larga trayectoria. Mi liderazgo incomodó por el hecho de ser joven y femenino”, comenta Bárbara Figueroa (1976). Psicóloga, profesora de filosofía y militante del PC desde los quince años, asumió la presidencia de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) en 2012. Fue la primera mujer en llegar a la presidencia de una multisindical (como es la CUT) en toda la región de América Latina. Es la impulsora de una nueva era: bajo su liderazgo, marcado por el respeto y la mesura, ha dotado de mayor libertad a los dirigentes. Si antes cuando hablaba el presidente nadie más lo hacía, ahora todos se manifiestan. Además, a ella le tocó sumarse a un proceso histórico: la reforma laboral más ambiciosa que se ha planeado en el país, y la única que se ha discutido bajo un trío de conducciones femeninas con Bachelet, como presidenta, y Javiera Blanco, en el Ministerio del Trabajo. “Creo que es sano para el país entender que no existen estructuras fijas y que los liderazgos no deberían tener una determinada manera y rostro, en general masculino. Las mujeres tenemos mucho que aportar, no sólo porque representamos casi el 50% de la fuerza laboral, sino también porque todo país que quiera lograr el desarrollo debe pensar en líderes de todo tipo”, sostiene la líder sindical.

Verónica Moreno: a la cabeza de un diario tradicional

Está convencida de que se trabaja por tareas y metas, no por horarios ni obligaciones. Busca que los miembros de su equipo se sientan a gusto y estén comprometidos con la excelencia en todo lo que hacen, dentro de un marco de trabajo armónico. Asigna tareas bajo esas premisas y trabaja lo máximo posible para dar el ejemplo. Así ha diseñado su liderazgo la periodista Verónica Moreno, la primera mujer que asumió la dirección de un diario regional en Chile. Lo hizo hace once años en el Austral de Valdivia, el más importante de la Región de Los Ríos: de diez ejemplares vendidos, siete son suyos. Moreno conduce, además de trabajar con fotógrafos y diseñadores, a diez periodistas que, junto con escribir reportajes para la versión impresa y la online, conducen programas en radio Positiva. “Asumir este desafío fue complejo al inicio. Hubo resistencia, porque cambié el esquema de trabajo. Quizás porque se trataba de una mujer a cargo, lo que en ese momento era algo inédito. Fue difícil demostrar que puede existir otra fórmula. Cuando comprobé que podía hacerlo bien, todo mejoró”, dice la directora.

Carolina Echenique: una revolucionaria de las papas fritas

Su sueño fue nítido: preparaba papitas fritas de colores, y al despertar vio ahí su destino. Entonces, Carolina Echenique (1975), magíster en economía agraria, buscó papas nativas chilenas y, en su garaje, ensayó con distintos aceites varias recetas hasta que llegó a sus Tika Natural Chips de papa, betarraga y camote. Un producto bajo en sodio y calorías, sin gluten ni colesterol, que revolucionó la industria local: además de tener cuatro mil puntos de venta en Chile (de Arica a Punta Arenas), hoy sus chips llegan a Estados Unidos y a Europa. Sólo a nivel nacional, la marca crece un 40% al año. “Queremos estar en cada esquina como sucede con las papas comunes. Seguiremos buscando la fórmula para competir con los gigantes, no sólo en los supermercados”, comenta Echenique, quien pretende entrar en el mercado de los Emiratos Árabes y China en 2015. Le preguntamos si existe alguna clave para emprender, para lo cual agrega: “Siempre es difícil al inicio, pero el primer desafío es jamás aceptar un no como respuesta.”