Emprendimiento futuro Pitch-Perfect Future Young Entrepreneurs

The participants in Pitch-Perfect.
Photo: Bernhard Ludewig

Una plataforma en línea para clases particulares económicas, una aplicación que imbuye cocineros: el proyecto del Instituto Goethe “Future Young Entrepreneurs” promociona ideas sustentables de adolescentes. En el evento final de la Berliner Akademie der Künste compitieron 14 equipos por el premio del mejor proyecto. Acabó triunfando una idea de India.

Los cinco alumnos y alumnas del Stedelijk Lyceums Kottenpark de Enschede en los Países Bajos ya han interiorizado la primera lección para un emprendimiento exitoso: ¡Conoce tu mercado! “Hay 90 millones de bicicletas para 70 millones de habitantes en los Países Bajos”, explican los futuros emprendedores en inglés. Lo que significa para ellos principalmente: 90 millones de llaves que se pueden perder. Su proyecto “Fidentity” pretende ser el remedio. Detrás de este nombre se halla un candado que se puede abrir y cerrar con la huella digital. Aunque no existe ningún prototipo todavía. “Pero técnicamente somos capaces de hacerlo”, aseguran los adolescentes.

Hacer perspectivas mediante la creatividad

“Future Young Entrepreneurs” se llama el proyecto del Instituto Goethe promocionado por la Unión Europea el cual anima desde marzo del 2015 a alumnos y alumnas entre 15 y 18 años a dar los primeros pasos en el mundo del Start-Up. Participan India, Indonesia, Malawi, los Países Bajos, Rumanía, Vietnam y Alemania. En casi todos los países se colaboró con la iniciativa “Colegios: Socios del futuro” (PASCH). Después de una fase teórica preparatoria en la cual los futuros emprendedores pudieron adquirir muchos conocimientos acerca del mundo de los negocios, compitieron ahora en Berlín los mejores dos equipos de cada país en el evento final “Pitch Perfect: ¿Quién tiene la idea explosiva?” en la Akademie der Künste.

El enfoque del proyecto, sin embargo, no está ni en el pensamiento competitivo ni en la promesa de rentabilidad de los proyectos desarrollados. Más bien está enfocado en el multilingüismo y la movilidad laboral relacionada con éste, es decir, la perspectiva hacia el futuro de los participantes de todo el mundo  y los jóvenes de su edad. “En algunas partes de Europa el 40% de los jóvenes no encuentra trabajo”, explica Heike Uhlig, la directora de la sección lengua del Instituto Goethe, con preocupación en su discurso inaugural. “A nivel mundial se espera para los próximo años un 14% de cesantía juvenil”. “Future Young Entrepreneurs” quiere contrarrestar esta tendencia amenazadora. 

Encontrar granjas, contratar cocineros

Solo dos minutos tiene cada grupo para presentar su idea de tal forma que pueda en el caso óptimo atraer inversores. Los denominados pitches los valora en Berlín una comisión de tres expertos, compuesta por Cosima Stahr, ejecutiva del programa SEED de las Naciones Unidas para la promoción de emprendimiento sustentable; Anabel Ternès, entre otras cosas catedrática para E-Business en la Universidad SRH Berlin; y Felix Scharf, Business Innovation Manager en la Volkswagen S.A. Entre otras cosas se fijan si la idea de negocio soluciona de forma creativa un problema actual, si cumple los criterios de sustentabilidad, cómo maneja los recursos disponibles – y, por supuesto, si es posible poner la idea en práctica.

No le fue fácil al comité seleccionar a los ganadores. Los alumnos y alumnas pitchean una gama sorprendentemente amplia de ideas con fondo social y ecológico. De Alemania, por ejemplo, proviene el proyecto “Regiofinders”, una aplicación que ayuda a ubicar granjas y tiendas con productos regionales. Alumnos y alumnas de Indonesia quieren comercializar el “Beaural-Javoe”, una bebida tradicional con especies que ayuda a adelgazar. Uno de los dos grupos de Rumanía pretende imbuir cocineros profesionales y no profesionales a través de la aplicación “Book a Cook”, lo cual promete experiencias tanto interculturales como culinarias al mismo tiempo. A través del portal “Schools Out” de Malawi se quieren conectar profesores y alumnos para realizar clases particulares.

Conocer Malawi, sobrevivir en la selva

Ninguna de estas ideas, presentadas todas con fantasía y atractivos gráficos, alcanzó al final uno de los primeros tres puestos. Sin embargo, la comisión animó a todos los grupos a seguir con sus ideas. El tercer puesto en esta justísima carrera de los jóvenes emprendedores lo ganó el segundo grupo de la Bambino Private School de Malawi. Éste quiere aumentar los conocimientos sobre su país natal a través del “Cedar Cultural Center”. “Mucha gente occidental sigue pensando que África es un país, dice la alumna Orelha Thodi en su pitch. El centro que planean – donde también artistas de la región pueden vender sus obras – debe promover la cultura de Malawi.

El segundo puesto fue para el juego digital de aprendizaje “Jurival” de Vietnam, el cual prepara para la vida en la selva – y de paso enseña muchas cosas interesantes acerca de las condiciones ecológicas del país asiático. “Pasamos hasta ocho horas diarias con smartphones y tablets”, según la alumna Nguyen Thao Nguyen. ¿Por qué no aprovechar ese tiempo de forma útil?

Éxito con el libro usado

El primero puesto lo ganó un equipo de Nueva Delhi, cuyo portal web “PeekaBook” fue capaz de convencer a la comisión. No solo porque los alumnos y alumnas hicieran su presentación acompañada de fotos de una especie de internado Hogwarts de India sino sobre todo porque su idea parece estar muy bien pensada. “PeekaBook” ayuda a alumnos y estudiantes con poco dinero encontrar los materiales de aprendizaje que necesitan en librerías de segunda mano. El equipo “PeekaBook” también supo contestar bien las preguntas críticas que se les hacían a todos después de la presentación. A la objeción si libros electrónico no serían más prácticos respondieron señalando que el mercado de los libros electrónicos en India no está precisamente floreciendo.

Las redes también son parte del emprendimiento

Con el premio de juego limpio la directora del proyecto Miriam Irle recuerda que se trata en el proyecto “Future Young Entrepreneurs” también de probar capacidades sociales en un mundo internacional. Éste lo gana la alumna rumana Agata Tabacu. “Ella buscó inmediatamente el contacto con todos los grupos”, destaca Irle. Buenas condiciones para una emprendedora de mañana.