Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Entrevista con Theresia Enzensberger
Blaupause

Theresia Ensenzberger Blaupause Tour

La escritora alemana Theresia Enzensberger ha hecho un viaje al pasado y ha plasmado el universo de la Bauhaus en su último libro, Blaupause. Publicada en Alemania en 2017, la novela sigue las aspiraciones artísticas de Luise Schilling en la Alemania de los años veinte como alumna en la renombrada escuela de arquitectura, diseño, artesanía y arte, fundada por Walter Gropius en Weimar en 1919.

De Mauricio Ruiz

En el libro se siente a flor de piel las dificultades que las mujeres sufrían en los ámbitos artísticos e intelectuales de la época. A través de su investigación, Enzensberger nos muestra también el trasfondo amenazante del nacional socialismo, el cual en esos años se asomaba en la distancia.

Con motivo de la visita de Theresia Enzensberger a la Feria del Libro de Guadalajara, el Goethe-Institut en México organizó un taller de traducción, al cual la autora tuvo la oportunidad de asistir. En la FIL pude conversar con Theresia sobre su libro, la situación actual en Alemania y en Europa, y ella fue muy amable en conceder una entrevista para el Goethe-Institut Mexiko.

Theresia Enzensberger: Blaupause

Mauricio Ruiz: ¿Podrías compartir con nosotros cómo fue el génesis de Blaupause? ¿Por qué escribiste este libro?

Theresia Enzensberger: En una exposición en 2009, para el 90 cumpleaños de la Bauhaus, vi el horario de un estudiante en la pared. Hasta entonces, siempre había pensado en la Bauhaus vagamente como una corriente en diseño y arquitectura, como un estilo, como algo muy abstracto. Este encuentro y el encuentro con fotografías de varias fiestas y celebraciones en la Bauhaus me hicieron pensar más en ella como una escuela, como un lugar donde los jóvenes interactuaban y creaban arte. Eso la hizo mucho más accesible para mí. Lo fascinante, por supuesto, es cuántas ideas estaban dando vueltas en ese momento, especialmente en esta escuela de arte, ideas y conflictos que definitivamente todavía son relevantes hoy en día. Encontré uno de estos conflictos particularmente interesante: el que existe entre los fanáticos de la tecnología y los estudiantes con más inclinaciones espirituales, entre las personas que querían convertir la Bauhaus en una escuela orientada a la artesanía y los que tenían una comprensión más purista del arte.

La historia de Luise comienza en 1921, así que solo dos años después de la fundación de la institución, y este es un momento en que estas discusiones son especialmente frecuentes en la Bauhaus.

MR: ¿Cómo fue tu labor de investigación?

TE: Debido a que los personajes principales son ficticios, decidí que sería importante crear el marco histórico lo más preciso posible. Encontrar fuentes no es difícil con este tema, hay mucho arte de esa época y otros escritos académicos sobre este tema. Lo difícil es que en algún momento tienes que decidir concentrarte en algunas partes de la Bauhaus, sólo porque la gran cantidad de información es abrumadora.

En cuanto al tono del libro: no quería que sonara como la década de 1920, porque quería hacer algo diferente con este género de novela histórica.

Theresia Enzensberger

Decidí que el tono y el estilo fueran lo más neutralmente contemporáneos posible, en otras palabras, no anacrónicos en ninguna dirección. En términos más generales, estaba interesada en esta idea de manualidades y cómo mapear eso en la literatura, por ejemplo, ¿qué significaría que una novela esté bien elaborada, como un objeto de los talleres de Bauhaus?

MR: A pesar de la postura casi beligerante de su hermano, Luise parece ignorar la frágil situación del pueblo judío en esos años ("No entiendo la parte de Galicia y los judíos, así que trato de asentir con la mayor simpatía posible"). ¿Podrías compartir algunos detalles sobre lo que tu investigación reveló? ¿Cómo era la vida de alemanes y alemanas como Luise en esa época?

TE: Una cosa que se vuelve realmente complicada al escribir sobre la República de Weimar es que a menudo se trata exclusivamente como una fase previa a la catástrofe. Eso significa que para mis lectores, no importa lo que haga, estas cosas se convierten en grandes señales para lo que está por venir. Quería intentar verlo a través de los ojos de un personaje que no sabe lo que está por suceder en Alemania. Y para alguien así, estas ideas sobre eugenesia y teoría de la raza, aunque no son excusables, pueden parecer un poco más inocuas de lo que nos parecen ahora. Otro problema con la retrospectiva es que es realmente difícil escribir un personaje fascista y no solo escribir un cliché. En este caso, me pareció útil pensar en el fascismo hoy. Y una cosa que sentí firmemente fue que mucha gente — muchas más de las que fácilmente colocamos en la categoría del "clásico" neonazi — simplemente no les importa todo lo qué viene con la ideología que les conviene, ya sea racismo, sexismo o antisemitismo.

MR: Después de escribir este libro, con tu investigación sobre lo que sucedió en los años 20’s, ¿qué crees que Alemania podría aprender en 2020 sobre ese período?

TE: El libro se llama "Blaupause", por lo que no me estoy alejando de los paralelos. Pero creo que políticamente puede ser un poco simplista si sólo se compara la República de Weimar con los tiempos actuales sin calificar. La especificidad histórica es importante, incluso o especialmente cuando se piensa en el surgimiento del fascismo contemporáneo.

Si hay lecciones, entonces tal vez se trata de no ser engañados por la supuesta "respetabilidad" de los neo-nazis y sus partidarios. El hecho de que alguien use un traje o tenga un título no significa que sus ideologías sean menos peligrosas. Estas ideologías vienen en todo tipo de formas, y creo que en mi libro hay algunos ejemplos de eso. Hermann se siente atraído por el segmento "Strasser" del NSDAP en sus comienzos, una parte que supuestamente era socialista. Así que Hermann se presenta a sí mismo como alguien que lucha contra el establecimiento y por los trabajadores, pero claramente tampoco le molesta el antisemitismo involucrado en esto, y que se enmascara como anti-capitalismo. El hermano de Luise, Otto, es otro personaje que usa la retórica nazi y es abiertamente antisemita, pero no se identificaría como un nazi en ese momento — se describiría a sí mismo como un conservador fiscal. Aquí es donde los parecidos se vuelven casi demasiado impactantes.

MR: ¿Se podría leer Blaupause como un libro feminista? ¿Por qué?

TE: A menudo me preguntan por qué escribí esto desde una perspectiva femenina, lo que me parece una pregunta extraña. 

Eso presenta la perspectiva masculina como la norma: nadie le preguntaría a un hombre por qué escribió desde una perspectiva masculina.

Theresia Enzensberger

Pero sí noto cómo la perspectiva femenina saca a la luz ciertas cosas que quizás no se conocían sobre ese período. El libro está basado en investigaciones y es por eso que trata tanto de sus dificultades como mujer en la Bauhaus. Todas estas cosas que le suceden, las discriminaciones sutiles y no tan sutiles, son solo cosas que leí sobre las mujeres en la Bauhaus. Pero, por supuesto, hay otros temas feministas en el libro, en gran parte se trata del "genio masculino" y las implicaciones de esta ficción para las artistas femeninas.

MR: : Algunas críticas feministas utilizan la prueba de Bechdel* — en especial cuando hay hombres escriben desde un punto de vista femenino — para evaluar un libro. ¿Crees que sería justo evaluar a Luise con esta prueba? ¿Por qué?
 
*La prueba de Bechdel fue inventada por la autora americana Alison Bechdel. La prueba consiste en tres simples preguntas. Si la respuesta es positiva, la película o el libro ha pasado la prueba. Las preguntas son: ¿Hay por lo menos dos roles femeninos? ¿Se hablan entre sí? ¿Hablan de algo más que de un hombre?

TE: La prueba de Bechdel trata sobre cuánto hablan las mujeres de otras cosas además de los hombres. Yo creo que Luise sí pasa esa prueba. Por ejemplo, está obsesionada con un acuerdo para el que está diseñando planes y hay muchas escenas en las que habla y piensa sobre esto, en específico, y sobre su propio desarrollo artístico y praxis en general.

MR: En la feria del libro en Guadalajara, señalaste que hay una gran diferencia en la percepción del público cuando un personaje masculino siente deseo por un personaje femenino que cuando se explora el deseo femenino. ¿Podrías elaborar un poco más sobre esto? Uno pensaría que muchos lectores estarían ansiosos por leer sobre este tema y de esta perspectiva, la cual durante siglos fue silenciada y minimizada. ¿Qué hay exactamente en el núcleo de esta percepción?

TE: Creo que está en parte enraizado en la idea de "literatura de mujeres", que es un término completamente absurdo y se usa principalmente para desacreditar la escritura de las mujeres. 

Hay una tendencia a querer ver cualquier cosa que una mujer escriba como frívola, como entretenimiento liviano.

Theresia Enzensberger

También hay una tendencia a combinar la heroína con el escritor, lo que significa que si el personaje principal está pensando mucho en el amor, el libro no puede ser "serio". La otra parte de la ecuación son las percepciones erróneas clásicas sobre la sexualidad y el deseo de las mujeres. El deseo no es típicamente algo que se concede a las mujeres en el patriarcado, se lee como "triste", como "desesperación". Cuando un personaje masculino está desesperadamente enamorado, los lectores lo perciben como romántico y audaz, tal vez incluso trágico, pero ciertamente no carece de profundidad. Hay muchos ejemplos de esto a lo largo de la historia de la literatura, Goethe's Werther solo es uno de los más famosos.

MR: ¿Qué opinas sobre las actividades para fomentar la creatividad que la secta Mazdaznan realizaba? ¿Cuáles son las actividades (similares o no a las de Mazdaznan) que utilizas para estimular tu creatividad?

*Mazdaznan es una doctrina religiosa que mezcla elementos cristianos, hindúes/tántricos con estrictas dietas. En los primeros tiempos de la Bauhaus esta enseñanza fue establecida por Johannes Itten.

TE: No me opongo al yoga, la alimentación saludable o incluso la espiritualidad. Más en serio: no creo en las ideas puristas sobre el arte que los discípulos de Itten defienden, creo que el arte puede y debe ser divertido y útil, lo cual es tal vez más un argumento que la otra facción de la Bauhaus presentaría.

MR: ¿Cuál es su participación cuando se traduce su trabajo, en este caso, para la traducción al castellano en México?

TE: Desafortunadamente, mi español no es lo suficientemente bueno como para estar muy involucrado en la traducción. Visité este taller de traducción cuando estaba en Guadalajara, donde los estudiantes de la Universidad de Guadalajara tradujeron partes de mi libro. Fue una experiencia increíble, porque las personas allí estaban tan apasionadas por la traducción, pero también porque es increíblemente gratificante que alguien se involucre tan seriamente en tu propio trabajo.
 

Top