Relaciones públicas en bibliotecas pequeñas El valor para cooperar

Dirk Wissen
Dirk Wissen | Foto (detalle): © privado

Frecuentemente, las ofertas de las bibliotecas pequeñas no son tomadas en cuenta lo suficiente por el público. Dirk Wissen habla en entrevista sobre las posibilidades de presentar los servicios de bibliotecas de manera más efectiva en el panorama educativo y cultural de una ciudad.

Señor Wissen, ¿por qué es el trabajo de relaciones públicas particularmente importante para las bibliotecas pequeñas?

Mientras las grandes entidades culturales tienen a menudo una división propia para relaciones públicas, en las bibliotecas más pequeñas hacen falta no solamente el dinero y el personal, sino también el valor y la autoconfianza para ejercer trabajo de relaciones públicas. Esto, a pesar de que hay posibilidades estupendas para realizar proyectos sin un alto costo y sin personal adicional, de manera que sean tomados en cuenta por los medios y comunicados en redes sociales. En las relaciones públicas no se tiene que pensar de inmediato en campañas publicitarias costosas, sino que se puede alcanzar mucho con acciones interpersonales amables. La cooperación debería ser un punto esencial.

100 días-100 luces

¿Puede nombrar ejemplos de acciones exitosas en su experiencia laboral?

En los primeros 100 días como director bibliotecario en una biblioteca de una ciudad invité a 100 personalidades de la vida cultural y educativa de esta a tomar una taza de café y a conversar. Invité desde el alcalde hasta el conserje. De esta medida surgieron numerosas cooperaciones y conexiones. El centésimo día ofrecí una recepción pública. Los medios ya estaban involucrados e informados, ya que ya había invitado a muchos periodistas a visitarme. Así estaba garantizado que se reportara positivamente sobre la recepción.

Otro ejemplo para una actividad bien lograda de relaciones públicas fue una cooperación con una artista de luces que había adornado un festival en un pueblo con pequeñas velas. Le pedí arreglar la fachada de nuestra biblioteca también con estas velas. Pusimos velas en cada repisa exterior. Un grupo de voluntarios asumió la tarea de prestar atención a la seguridad a la hora de manipular el fuego. Invitamos a reporteros gráficos y hubo fotos muy buenas y que tuvieron un importante efecto publicitario. La situación recordaba a un flashmob: „Vengan a ver, ahí podría pasar algo esta noche.”

la cooperación es un instrumento de las relaciones públicas

¿Cómo puede aportar la biblioteca misma al trabajo de relaciones públicas?

Sólo de manera cooperativa. Independientemente si se trata de una actividad, una declaración de prensa o una campaña, la biblioteca debe de buscar una cooperación. De las capacidades de otras instituciones se puede aprender, ganar nuevos conocimientos y aprovechar los efectos sinérgicos típicos. De esa forma, la biblioteca no está sola en la aparición pública y transmite una señal cooperativa hacia el exterior. Si se invita a artistas y se buscan fotógrafos, así como un equipo de voluntarios, entonces una campaña recibe el marco correcto.

¿Qué otras posibilidades para hacer relaciones públicas tienen las bibliotecas pequeñas, con medios limitados?

Si se tiene poco o ningún presupuesto a disposición para relaciones públicas, se puede aportar con una pequeña acción a una campaña que fue organizada por ejemplo por una federación de bibliotecas de mayor envergadura. Entonces se reportará dentro de esta campaña sobre la acción local. Yo creo que depende en primer lugar de la idea, luego del valor para ser creativo y estar motivado, y finalmente de ponerlo en práctica de manera conceptual. Los proyectos y las metas se tienen que comunicar de tal manera que se puedan comprender, para encontrar a los socios correctos. Estos socios pueden ser por ejemplo funcionarios en los sectores de educación o cultura, o personas del área de administración pública o política. Se les puede ofrecer efectuar su próxima sesión de trabajo o reunión de comité en la biblioteca. Una mezcla de personas individuales y socios institucionales como escuelas, centros educativos y preescolares es buena. Lo importante es que los representantes de una biblioteca participen frecuentemente en recepciones e inauguraciones en la ciudad, para conversar con muchas personas. Esto es agotador y amerita mucho trabajo de difusión, pero vale la pena.

¿Qué temas se ofrecen en su taller acerca de las relaciones públicas para pequeñas bibliotecas, en el marco de la feria internacional del libro de Guatemala?

Con los participantes del taller en Guatemala vamos a elaborar, mediante sus ideas, un módulo para una concepción de proyectos de las relaciones públicas. Primero se debería hacer eventualmente un análisis del entorno: ¿qué posibilidades tiene la biblioteca en el lugar, qué presupuesto y qué estructura administrativa? Hay que ocuparse muy individualmente de cada biblioteca.
 
Dirk Wissen, nacido en la ciudad de Münster en la región de Westfalia, estudió en Hamburgo, Berlín y Viena y se doctoró en el 2007 sobre el tema „El futuro de la bibliografía-Bibliografía del futuro”. Del 2008 al 2015 dirigió la biblioteca urbana y regional de Frankfurt (Oder) e introdujo un nuevo concepto del trabajo de relaciones públicas. Actualmente Dirk Wissen es docente en Universidades en Berlín, Hamburgo y Colonia, entre otras.