Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

Entrevista con Martina Schöne-Radunski
"Como si tuvieras un tercer pecho, sólo un poco más abajo"

Entrevista con Martina Schöne-Radunski

El productor Oliver Jerke tuvo un sueño una noche: su novia le penetró con un pene y eso ni le molestó - es más, hasta le gustó. De este sueño nació la comedia "Kim tiene un pene" del director Philipp Eichholtz. Sin embargo, la película no es del todo como un sueño: Kim y Andreas tienen una relación muy amorosa y pacífica hasta que Kim regresa a casa, no sólo con un ascenso, sino también con un pene, sin haber hablado nunca antes con Andreas sobre el tema. Durante la Semana de Cine Alemán hablamos con la actriz Martina Schöne-Radunski sobre todo tipo de penes: ya sea en forma de metáfora o de epítesis.


De Anastasia Parinow

GI: Tu personaje Kim es una mujer muy fuerte y moderna y, por lo tanto, es ella quien sostiene la película, pero también hay una ligera crítica de esta independencia o de esta incapacidad para relacionarse, porque al final ella se deja llevar demasiado por su actitud de "me cago en todo".

Martina: No creo que sea una crítica a la independencia en sí, sino al desequilibrio que resulta de ella. Esto demuestra que también hay que tener consideración el uno por el otro, porque en una relación ustedes son responsables el uno por el otro. Es importante, a pesar de todo el individualismo que se quiera vivir, tener en cuenta a los demás seres humanos y abrir todos tus sentidos a ello. Hay un meme con un gato y el dicho "I do what I want" en él. Eso es bueno, pero tienes que pensar en la responsabilidad y no andar toda tu vida como un fucking adolescente por el mundo. Creo que se trata de consideración y comunicación – y a la vez, por supuesto, seguir siendo independiente. Obviamente, una relación de pareja siempre significa que se restringe la libertad hasta cierto punto,......

GI: ...que hay que llegar a acuerdos y soportar algunas cosas.

Martina: Exactamente. Pero la cuestión es si uno está dispuesto a pagar el precio de esta experiencia íntima. Tal vez Kim también necesita estar soltera. Eso también era una opción. Philipp no supo durante mucho tiempo cómo terminaría la película: ¿se quedarían juntos o se separarían? No estaba claro hasta el último día de rodaje. Philipp siempre ha optado por votar democráticamente: "Camarógrafo, qué te parece?" Y entonces el camarógrafo le dio su opinión, basada en experiencias propias: "La verdad, no creo que se queden juntos ". Y en ese momento yo también dije: "Opino lo mismo: En realidad no hay nada más que hacer – adiós, amigos!"

GI: Por un lado, una historia absurda y divertida, pero por otro lado: ¿Realmente se puede perdonar todo eso como pareja? Después de todo, hicieron muchos desastres en tan solo un día.

Martina: Sí, pero eso es “unconditional love” (amor incondicional). Y quizás Andreas perdona demasiado, pero eso es lo que lo hace incondicional: apagas tu ego. Se traga cosas que tal vez no hagan falta tragar.
 
GI: Hablando de tragar: La película es interpretada a menudo como una peli freudiana por la crítica. Aunque Andreas dice explícitamente: " Un pene jamás es una metáfora. Un pito siempre será un pito.", al final se eleva hasta el metanivel y se convierte en un falo. El pene ya no es amigo del hombre, sino es su rival.  ¿Por qué los hombres heterosexuales le temen a los penes? ¿Es el complejo de castración? ¿O simplemente el miedo de que el esfínter se rompa?

Martina: Creo que esto último, porque de lo contrario estaríamos volviendo a las ideas de fucking Freud.

GI: Si ahora hablamos de la emasculación metafórica, Andreas está totalmente satisfecho con el papel "pasivo". Como bien dijiste, está tragando mucho por Kim y su relación. Sin embargo, tiene mucho miedo del sexo anal pendiente.

Martina: Tengo un problema con la palabra "pasivo". Creo que es más cariñoso, más cálido y más estable que Kim. Puede parecer pasivo desde fuera, pero Andreas simplemente es más tranquilo y en general está contento, menos neurótico que Kim. Sabe lo que quiere, y no es un zombi por YOLO. Si los dos tuvieran una relación tóxica, la situación entre ellos tendría que ser evaluada de manera diferente. Pero no es así. Se aman, pero están pasando por una fase absurda.

GI: Al mismo tiempo críticas que nunca abre la boca y que es su culpa no buscar el diálogo hasta que surja una gran pelea.

Martina: Sí, así es, él le tiene miedo a los conflictos. Pero también creo que es simplemente porque los hombres tienen miedo a la penetración (risas). Y son en parte indecisos en cuanto a la comunicación. No sé qué circunstancia causó problemas primero.

GI: Pero entonces, ¿ eso también está condicionado socialmente? ¿Los hombres simplemente tienen miedo de ser emasculados?

Martina: Eso es lo que dice la etología.

GI: Genial, entonces volvemos a Freud.

Martina: No puedo responder bien y si le preguntas a las personas potencialmente afectadas, es probable que no obtengas una respuesta representativa. Pero tal vez sea por la forma en que pregunté (risas). La comprensión y la empatía son los conceptos más abstractos de todos.

GI: De vuelta al pene concreto: ¿Cómo fue eso para ti en las escenas en las que te pusiste la epítesis? ¿Fue hecha especialmente para ti?

Martina: Sí, así es. Se aplicaron con tres tipos diferentes de pegamento. Tenías que estar completamente depilada y limpiar el área íntima con almohadillas de alcohol, lo cual arde horriblemente. Y luego, por supuesto por diversión, me froté contra todos los integrantes del equipo como un Jack Russell Terrier con intenciones de dominación (risas). Como mujer, no suelo acercarme a la gente y frotar mis genitales contra ellos. Y ciertamente, también son pocos los hombres que lo hacen. Digamos que intentas poner límites a tu entorno. Vuelves a la pubertad.

GI: Entonces, en lugar de pasar por una fase anal, ¿pasaste por una fase andrógina?

Martina: Sí, pero al mismo tiempo también me sentí mucho más femenina y fue desagradable tener algo así entre las piernas, porque es muy difícil de manejar. Los pechos también son difíciles de manejar, de alguna manera siempre están en el camino. Y de repente, adicionalmente tienes un pene, que también estorba y te sientes tan restringida, como si tuvieras un tercer seno, sólo un poco más abajo.

GI: Esta discrepancia entre aparearse de lado y sentirse mujer al mismo tiempo me parece paradójica.
Martina: No hay sólo uno u otro. Todo es una mezcla y una experiencia muy sensual en varios niveles - todo al mismo tiempo.

GI: ¿Para qué se usa las epítesis?

Martina: La mujer que hace estas epítesis en Hamburgo es la única especialista en toda Alemania que puede hacer genitales hiperrealistas y lo hace para todas las personas que nunca sobrevivirían a un ajuste quirúrgico de género y que están buscando la mejor alternativa posible. Esta mujer quiere aliviar a la gente de la presión y el sufrimiento que esto causa. Algunas de ellas tienen varias epítesis  a la vez: Hay varias formas de penes: algunos son semitiesos u otros bastante tiesos. Así que incluso se podría tener sexo con ellos, pero el pegamento no es tan bueno. Lo cual en sí ya es trágico.

GI: Si no se la interpreta de manera freudiana, alternativamente se la puede ver como una película trans o queer: Aunque es obviamente una comedia heteronormativa, creada por un equipo heterosexual. ¿No recibieron alguna crítica? ¿Hubo gente que se sintió atacada? ¿O personas que interpretan la película como un comentario cínico sobre el debate de género?

Martina: No, la mayoría de la gente ve que se trata de una película sobre una pareja hetero. La película no es lo suficientemente radical para eso. Por supuesto, también hubo comentarios críticos, por ejemplo, mi amigo Yony Leyser, que rodó la película "Desire will set you free", dijo que mi rol debería haber sido interpretado por un hombre gay, porque es muy doloroso ver a heterosexuales interpretando ese tipo de papeles. Pero eso no es de lo que se trata "Kim tiene un pene". Ésta no es una película queer, Kim podría haberse pegado una escoba en la frente o un pato de goma en la espalda. No puedo ver "Kim tiene un pene" como una película seria sobre el ajuste de género porque no se ajusta ni busca la realidad de las personas transgénero. Sería ingenuo querer leerlo de esa manera. El pene aquí es un catalizador. Para Kim no se trata del deseo real de ser un hombre y adaptar su género. En su propia mente, Kim siempre es una mujer. Su identidad es femenina. Para ella, el pene es un juego sensual-sexual y, por lo tanto, sólo se reduce a su condición física, del mismo modo que un pato de goma se reduce a su condición física. La transformación de Kim – conscientemente utilizo la palabra transformación en esta parte, porque no es una adaptación – promueve cierta perspectiva: Se trata de la perspectiva heterosexual de abrirse a nuevos ritmos, de definir conceptos tradicionales tales como la formación de una familia o la vida hogareña de manera menos limitada y aceptarlos como un reto para lograr una conversación menos superficial sobre las constelaciones heterosexuales. La disputa promueve el desarrollo. Si no discutes, te estancas y te mantienes superficial. De hecho pienso que la comunicación entre parejas gay o parejas en las cuales la identidad de género no se define de manera conservadora, es más progresiva de por sí. Y eso es lo que toda la gente tiene que aprender. Esa es la tarea para los próximos años. La falta de comunicación entre las personas siempre ha estado cargada de conflictos y tenemos que mejorarlo.

GI: La película puede ser entendida de manera ambivalente. Yo la vería como una película con un anuncio político de género y una intención deconstructiva, pero por otro lado, la película reproduce binarismos. Andreas cocina y hace las tareas domésticas, Kim a su vez es la piloto que gana dinero y que decide dónde vivir - y ahora, adicionalmente, ¡tiene un pene!

Martina: No quiero buscar disculpas, pero tal vez sea este don natural del comportamiento de Ernie y Bert. Cuando uno es bullicioso, el otro siempre será un poco más silencioso – por etapas. Kim es la bulliciosa protagonista, a quien a veces le hace falta  ser empática con su pareja, se ha vuelto despiadada y recién comienza a recapacitar y darse cuenta del valor de Andreas, cuando éste le es infiel con Anna.

GI: Entonces, no dirías que mientras escribían el guión, ¿en realidad estaban usando roles antiguos - simplemente intercambiando penes y pechos? La deconstrucción en realidad significa superar los binarismos.

Martina: Sí y no. Creo que es una buena pregunta, totalmente justificada. Pero no quiero privar de libertad a la idea de vivir la sensualidad plenamente. Tal vez este obstáculo fue puesto justamente para que la película pudiera ser una película. Si hubiera dos machos, uno con pene y su vieja también, la película terminaría en cinco minutos (risas). Probablemente habría una pelea de gallos. Andreas es simplemente la personificación de un momento retardado, aporta calma, prudencia y racionalidad. Esta historia sólo es posible por su lentitud y pasividad. Quizás sea él quien le da un toque especial, un poco de sabor a la película: él es la grasa y el pene es la especia (risas).

Kim tiene un pene: Comedia, Alemania 2019, de Philipp Eichholtz, con Martina Schöne- Radunski, Christian Ehrich, Stella Hilb, Lana Cooper.


Traducción: Anastasia Parinow / Alexandra Zelaya Ferwer

Top