Doó Nhoo
Hilos cruzados

Impresiones de los participantes ©Daphne Correll

Impresiones de los participantes

Heike Selmer
 
“El trabajar con tejedores zapotecos en las montañas de Oaxaca fue muy instructivo a diferentes niveles, inspirador y para mí en lo personal, de un impacto profundo.

El intercambio profesional y cultural, el aprendizaje mutuo e igualitario y sobre todo las intensas discusiones sobre temas esenciales, como sustentabilidad, identidad cultural, el sentido/la problemática de la tradición, el valor del trabajo manual en el contexto global y político, las posibilidades/responsabilidades/deberes del diseño, el valor y la plusvalía emocional de los productos -todo ello fue sumamente interesante e inspirador para todas las personas involucradas.

En dos intensas fases proyectuales, en las que las diseñadoras Daphne Correll, Dulce Martínez y yo les transmitimos estrategias fundamentales de diseño y técnicas del oficio textil a los tejedores de las cooperativas Bienhi y Wen Do Sed, mientras que nosotras a cambio aprendimos las técnicas de tejido en telar, surgieron las primeras ideas para nuevos productos y conceptos. Todos quienes participamos tenemos planeado seguir consolidando esta estimulante colaboración, en futuras fases proyectuales. La extraordinaria y contagiosa energía de este proyecto tiene el potencial para generar algo exitoso. “
 

Dulce Martínez

„Trabajar con artesanos de diversos contextos, técnicas y maneras de entender el mundo es siempre una experiencia nueva. Trabajar con artesanos de la Sierra Norte de Oaxaca y diseñadores alemanes fue aún más enriquecedor.

El contraste y la riqueza en la aproximación a los problemas, sus soluciones y al universo de diseño que cada participante del taller tuvo fue sumamente ecléctico, interesante y provocó en mí una reflexión en el valor del hacer del otro que solo se puede experimentar por medio de compartir los tiempos de producción, las herramientas de fabricación y los espacios de trabajo que siempre son únicos e irrepetibles.
Durante estos días aprendí que por medio del ejercicio del oficio cotidiano de los artesanos se puede comprender el quehacer del otro, y que esta es una manera humilde y respetuosa de llevar a cabo un proceso de colaboración verdadera y horizontal, que tome en cuenta las dificultades técnicas y sus significados en el proceso creativo, y no perciba al otro simplemente como mano de obra.

Con paciencia, respeto y amor por la técnica de los artesanos con que compartimos los días en San Miguel Cajonos, Oaxaca, logramos experimentar y aún más importante, disfrutar el tiempo y espacio que se generan alrededor de su oficio y comunidad.

Les agradezco profundamente por compartir su conocimiento, y con este el placer de tejer en sus montañas rodeadas de nubes.“
 

Ana Paula Fuentes

„Este proyecto ha sido muy significativo y enriquecedor para mí, tanto a nivel personal como a nivel profesional. Trabajar con personas tan sensibles y comprometidas y de culturas y disciplinas tan diversas, en proyecto que fue tejido con mucho cuidado, respeto, profesionalismo y amor; desde su origen, planeación, desarrollo y culminación, ha sido un regalo. Haber colaborado en este proyecto como gestora y como diseñadora social, junto con artesanos que conozco desde hace muchos años, las diseñadoras alemanas, las gestoras de parte del Goethe-Institut, y la diseñadora mexicana, me dejó muchas enseñanzas positivas y constructivas, pues aprendí mucho de cada uno de los participantes y sobretodo reiteré lo valioso y poderoso que puede resultar un encuentro de varias culturas entrelazadas a través del textil y unidas para buscar un bien común. Lo más satisfactorio para mí ha sido ver la transformación tan positiva de los artesanos después de este encuentro, pues creo que esta colaboración les abrió muchos horizontes y les dio la oportunidad de crecer y creer que ellos también pueden ser diseñadores de su propio proyecto y de su propia vida.

Agradezco infinitamente al Goethe-Institut por haber hecho posible este proyecto y por haber querido contribuir al desarrollo del textil artesanal a través del intercambio cultural entre dos países tan distintos como son Alemania y México. Y agradezco especialmente a Magdalena Wiener por haber soñado este proyecto, por la confianza para invitarme a ser un hilo más en él y por su increíble desempeño y entrega durante todo el desarrollo del mismo.“


Daphne Correll

“En mi trabajo como diseñadora textil y de modas, ya desde hace muchos años me he dedicado a temas de sustentabilidad y, sobre todo, al papel que desempeñan el oficio y el trabajo manual en el diseño de modas contemporáneo.

El proyecto “Hilos Cruzados” es una experiencia muy especial para mí. A través de una intensa colaboración con las dos cooperativas de artesanas y artesanos, Bienhi y Wen Do Sed Productores de Seda, y las diseñadoras Heike Selmer, Dulce Martínez y Ana Paula Fuentes, puedo darle seguimiento a estas temáticas de un modo particularmente integral.

Comenzando con el aprendizaje del oficio como tal, del tejido en telar de cintura, los primeros experimentos en el telar de pedal y el teñido con colorantes vegetales como la cochinilla y el añil, pasando por la profundización en cuestiones más teóricas en torno a métodos de colaboración horizontal, fair trade, sustentabilidad económica del trabajo manual en el mercado textil a nivel global, hasta el desarrollo de conceptos de diseño y métodos de trabajo –la gama de posibilidades de este proyecto es inmensa. La estrecha colaboración de todas y todos los integrantes, con profesiones tan diversas y trasfondos culturales tan variados, es sumamente enriquecedora y el potencial del proyecto es enorme."
 

Estela Zarate López

“Este taller me permitió entender con más claridad lo que significa “diseñar” y lo que es el proceso de diseño. Pude entender que para crear algo es necesario pensar que voy a hacer, como lo voy a hacer, es necesario darse el tiempo para reflexionar y sentir lo que quiero hacer. Nosotros normalmente hacemos los textiles bajo un mismo pensamiento, sin cuestionaros mucho y sin reflexionar en el porqué de las formas, los colores y los acabados. La mayoría de las veces creamos por inercia, muchas veces por falta de tiempo y muchas otras por miedo al cambio, por miedo a echar a perder los materiales, por miedo a que no quede “bonito”. Y aunque si hemos avanzado en todos estos años, este taller nos demostró que todavía tenemos mucho que aprender, mucho que cambiar y mucho que crecer. Nos recordó que no nos podemos quedar en la zona de confort y que debemos darnos el tiempo para analizar y diseñar con más conciencia, sin que dejemos nuestra propia expresión y nuestra espontaneidad, pero si sabiendo que al hacer un ejercicio de análisis y reflexión nos permitirá encontrar nuevas ideas en los pequeños detalles y muchas veces en los que nosotros consideramos “errores”. Este taller nos permitió darnos el tiempo para HACER, para meter las manos, para explorar, para experimentar, para equivocarnos, para hacer locuras. El hecho de sentarnos todos a teñir, a coser, a bordar, a tejer y sin tener una idea de lo que íbamos a hacer, nos enfrentó a sentir el miedo de lo que es ponerse a pensar y a decidir ¿qué voy a hacer?”
 

Natividad Estela Zarate López

“La estructura y metodología del taller fue muy distinta de lo que hemos experimentado con otros diseñadores, pues en este caso las diseñadoras no venían con ideas y propuestas de lo que íbamos a desarrollar, si no que nos dieron herramientas para echar a volar nuestra imaginación y nuestra creatividad y para aplicar los conocimientos que ya tenemos y mezclarlos y/o mejorarlos con los nuevos que adquirimos. El encuentro y el intercambio con ellas fue a través del HACER, a través de la observación, de escuchar, de probar. Ellas lo que hicieron fue enfrentarnos al proceso de creación desde otra perspectiva: desde el hecho de que nosotros tenemos toda la capacidad para crear y que no necesariamente necesitamos de un diseñador que nos diga que y como hacer nuestros textiles. Ellas fueron facilitadoras de procesos y no impusieron ideas, si no que pusieron los medios para que estas ideas salieran de nosotros mismos. Este taller nos dio la posibilidad de pensar en desarrollar productos totalmente nuevos y en tener el tiempo y las herramientas para diseñarlos y producirlos (aunque fuera en prototipo). También nos dio la posibilidad de intentar crear textiles nuevos pero sin tener que desarrollar nuevos productos, si no bajo las mismas formas.”
 

Alicia Ortega Cruz

“Los artesanos normalmente no nos damos el tiempo y el espacio para decidir qué vamos a hacer. Gracias a este taller nos dimos cuenta de la importancia de tomarse ese tiempo y ese espacio para decidir concienzudamente qué vamos a hacer previo a la producción del textil. Normalmente estamos enfocados en los distintos procesos para hacer un textil de seda: crianza del gusano, hilado, tejido y teñido, pero jamás nos habíamos puesto a pensar lo importante y significativo que es el proceso de DISEÑO. Ahora vemos este paso/proceso necesario para contemplarlo en la cadena de producción ya que sabemos que si uno piensa con calma y con criterio lo que va a hacer, los resultados serán positivos y mejores a que si se hace sin un análisis y planeación previa.

Algo muy valioso que nos dejó esta experiencia fue el saber que es necesario planear, organizar y ejecutar hasta llegar a lograr el objetivo planteado. Este taller es el primero de muchos que hemos tomado a lo largo de la existencia de Bienhi y Wen Do Sed, en donde se ha hecho una planeación, establecido una metodología y ejecutado, lo que se pensó desde antes de iniciar el taller. Esto fue sumamente enriquecedor ya que jamás planeamos nada, todo lo hacemos por el tiempo que tenemos, por las necesidades más urgentes, por costumbre y por inercia.

Este taller incentivó la disciplina en el grupo. El darse cuenta que es necesario que cada uno de los integrantes de las cooperativas debe de asumir su responsabilidad dentro de la organización y que no puede dar por hecho que el otro va hacer lo que le corresponde hacer a uno mismo, y que si uno no hace lo que le corresponde, pues el trabajo no va a salir igual de bien. El hecho de que todos tuvieran que ESTAR presentes y hacer todo para que el taller se pudiera llevar a cabo, significó un gran esfuerzo, pero ahora vemos que valió mucho la pena y lo agradecemos infinitamente.”
 

Francisca López Santaella

“Antes de este taller no nos habíamos atrevido a mezclar diferentes hilos y diferentes telas en un mismo producto. Siempre teníamos miedo de hacerlo porque pensábamos que se iba a ver feo y porque nos daba miedo experimentar. Con este taller tuvimos que hacerlo y nos dimos cuenta que sí, los resultados pueden ser muy positivos y pueden dar un valor agregado a nuestros textiles y a lo que tradicionalmente hacemos.
Después de cada día del taller nos dolía la cabeza de tanto pensar y decidir qué vamos a hacer: hay tantos materiales, tantas técnicas y tantas opciones que hay para crear nuevos productos… agradecemos la oportunidad de usar y aplicar toda esta variedad de hilos, telas y técnicas para HACER nuevas cosas desde su planeación hasta su ejecución.

Nos encantó usar distintos materiales y ver todo lo que se puede hacer con los tintes, es decir, experimentar y abrir los horizontes, las distintas posibilidades y la diversidad de ideas que existen para crear. En Bienhi siempre habíamos pensado que podíamos sólo hacer productos para adulto y Marcos mencionó que ahora sabe que pueden hacer también productos para jóvenes, como las bolsas que diseñó. Todo esto que aprendimos nos va a servir mucho para seguir hacia adelante y realmente aplicar los conocimientos para crecer.

Ahora que regresemos a Cajonos y a la vida normal, sabemos que esta motivación que adquirimos en el taller nos va a permitir actuar con más conciencia, con más disciplina, con más responsabilidad, más orden, menos miedo y más fuerza para crear cosas que nos hagan crecer como personas y como grupo.Habrá otro taller de diseño ya enfocado en la composición, teoría del color, formas, patronaje…pero ya no de experimentación, sino ya para ponernos a diseñar con las bases de la disciplina del DISEÑO.
Agradecemos al Goethe-Institut Mexiko y a las diseñadoras por esta maravillosa oportunidad y porque esta colaboración ha sido realmente enriquecedora y productiva para nosotros.”