Acceso rápido:
Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al segundo nivel de navegación (Alt 3)Ir directamente al primer nivel de navegación (Alt 2)

1979 | 107 min.
Retrato de una bebedora (Bildnis einer Trinkerin)

De Wieland Speck

RETRATO DE UNA BEBEDORA (Bildnis einer Trinkerin)

Dirección: Ulrike Ottinger | Alemania 1979 | 107 minutos | color
Idioma: Alemán con subtítulos en inglés o francés
Formato para préstamo: DCP, Blu-Ray, DVD; en casos excepcionales, 35 mm
Distribución mundial: Ulrike Ottinger Filmproduktion
(copia en 16 mm. con subtítulos en francés en EFS)
 

Ulrike Ottinger, con películas como Die Betörung der blauen Matrosen (La seducción de los marineros azules) y Madame X, ya había enriquecido el underground con un gran lenguaje visual y con los mundos lésbico-gays. Con BILDNIS EINER TRINKERIN (RETRATO DE UNA BEBEDORA), inaugura una categoría individual para su creación: en imágenes de Berlín nunca antes vistas, su estrella Tabea Blumenschein, una bebedora desmesurada, tiene una serie de encuentros con figuras arquetípicas, encarnadas por iconos underground, como Magdalena Montezuma, Nina Hagen, Kurt Raab, Volker Spengler y, por último, Lutze, patrona de los artistas en Nueva York, en el papel de una bebedora de la estación de metro Zoo. ¡Cine de culto!
 
El mismo año de producción de esa película, 1979, la estación de metro Zoo desempeña una especie de segundo papel protagónico en “Das Ende des Regenbogens” (“El final del arcoíris”), de Uwe Frießner. El mundo de los vagos y de la prostitución masculina es, junto con el mundo de las drogas, otro microcosmos de este punto nodal urbano. Frießner condensa la atmósfera de la ciudad de manera impresionante y hace visibles los intentos de liberación en la represiva ciudad de los años 70. La película primigenia de un género de vagos, anterior a Christiane FWir Kinder vom Bahnhof Zoo (Yo, Cristina F.).

Los inventores del trash alemán son, en esa época los especialistas en camp Walter Bockmayer (por ejemplo, con Flammende Herzen, Corazones ardientes, 1978), de Colonia, o Lothar Lambert (por ejemplo, con Nachtvorstellungen, Imágenes nocturnas, 1977) de Berlin: los personajes trans* se presentan aquí por primera vez de manera autodeterminada. Lambert fue durante una época el director más presentado en la Berlinale, pero también gozó de gran éxito en el Festival de Cine de Toronto. En colaboración con Dagmar Beiersdorf filmó las películas Dirty Daughters (1981) y Drama in Blond (1984), en los que el coming out trans* desempeña el papel esencial.
 

Top