Deutsch 3.0 “La lengua alemana goza de muy buena salud.”

La lengua alemana
© apops – Fotolia

Durante un año entero la serie de debates Deutsch 3.0 (Alemán 3.0) del Goethe-Institut analizó en 40 eventos el futuro de la lengua alemana. ¿A qué resultados llegó Deutsch 3.0? Una conversación Rolf C. Peter, director del proyecto.

Señor Peter, el proyecto Deutsch 3.0 quería iniciar una conversación con instituciones que trabajan con la lengua alemana. El objetivo era sostener un debate sobre el futuro de la misma. Los resultados eran, en principio, secundarios. Pero tras la conclusión del año del proyecto en diciembre de 2014, se plantea la pregunta: ¿Cómo es el futuro de la lengua alemana?

La lengua alemana goza de muy buena salud. Se ha desarrollado como nunca antes. Dispone del vocabulario más amplio de su historia, de eso no nos tenemos que preocupar. También el frecuente debate sobre los anglicismos despierta muchos temores injustificados: los anglicismos no son una amenaza para el alemán. La incorporación de extranjerismos influye nuestra lengua de manera positiva, la enriquece. Sin embargo, el resultado más interesante para nosotros fue que el tema sobre el alemán como lengua científica es más agudo de lo que nos habíamos percatado.

El multilingüisumo en la ciencia

Un resumen fílmico de la iniciativa Deutsch 3.0 (youtube.com)

¿En qué medida?

Particularmente en el ámbito de la enseñanza surge la pregunta: ¿Qué pasa, en realidad, si reorientamos crecientemente los cursos hacia el inglés? Como consecuencia de esto, a largo plazo, ya no habría conceptos científicos en alemán. En Leipzig un proyecto de investigación de envergadura considerable está estudiando esto precisamente y, entre otras, se plantea la pregunta: ¿Qué papel desempeña la lengua en la obtención de conocimientos, por ejemplo, en las Humanidades? Pues cada lengua permite un acceso propio al objeto de investigación. Nos dañaríamos a nosotros mismos si renunciáramos al multilingüismo en el ámbito de la investigación científica y nos enfocáramos únicamente a una lengua. Reforzar este argumento con pruebas está en la lista de las cosas deseables que se hicieron visibles en el marco de la serie Deutsch 3.0. Debemos examinar con ojo crítico si de verdad existe esta obtención de conocimientos a través del multilingüismo y en qué consiste. Si existe –y de eso estoy convencido–, ¿cómo queremos manejar el hecho de que el inglés se imponga crecientemente como lengua científica?

En el futuro los dialectos se convertirán en regiolectos

Como una serie que, en primer lugar, quería provocar un debate, Deutsch 3.0 también produjo respuestas sólidas. Las preguntas más importantes se juntaron en la llamada “Caja de preguntas sobre la lengua y el habla” (Sprach-Sprech-Fragen-Box) ), que estaba abierta a todos los interesados en toda Alemania. ¿Qué era lo que querían saber las personas?

Con una frecuencia notoria se hicieron preguntas sobre el futuro de los dialectos. En el curso de la serie de eventos yo mismo aprendí que los dialectos cambian realmente, no desaparecen, sino que se transforman en zonas más o menos grandes en regiolectos y se adaptan a las necesidades de sus hablantes.

La lengua de mensajes de textos es ideal para ese medio

Deutsch 3.0: Best of Sprach-Sprech-Fragen-Box (youtube.com)

Otra pregunta de la Sprach-Sprech-Fragen-Box fue: ¿Cómo va a sonar el alemán en 50 años? Esto tiene que ver con el miedo por el alemán estándar en vista de la lengua hablada en el barrio, la usada en los mensajes de texto o de la “twitterización”, es decir, expresar algo de manera muy abreviada como en Twitter, donde un tweet no puede tener más de 140 caracteres. ¿En qué medida estos fenómenos modifican una lengua?

La lengua usada en los mensajes de texto se ha adaptado de manera ideal a ese medio, que ofrece únicamente un número limitado de caracteres. Se ha desarrollado hasta convertirse en una forma lingüística adecuada a ese medio en particular. Sin embargo, sus usuarios utilizarán otra lengua en otros contextos, por ejemplo, nunca redactarían una postulación a un trabajo en la lengua que usan para escribir mensajes de texto. Y mientras que esto sea así, resulta fantástico dominar la lengua respectiva que exige un medio en particular. Muchos son también fenómenos de moda. Tomemos, por ejemplo, el debate en torno a los anglicismos. Ahora es moderno hablar en inglés, mientras que en épocas pasadas el francés ejerció una gran influencia. Además, la lengua no es el problema real: si se quiere hacer algo por ella, entonces hay que sensibilizar a los usuarios para que comprendan que tienen una lengua hermosa, y hacer que se entusiasmen por usarla.

Durante un año Deutsch 3.0 reflexionó, discutió, especuló sobre el futuro de la lengua alemana. ¿Cómo continuará ahora el proyecto?

Con Deutsch 3.0 quisimos echar a andar un debate lo más amplio posible. Y, felizmente, lo logramos. ¿Qué pasa con nuestra lengua y qué podemos hacer para asegurar su futuro? Queríamos hacer una recopilación de muchas perspectivas diferentes, una descripción de aquello que observamos como sociedad. Ahora, en un primer paso, reuniremos y publicaremos todas las informaciones y conocimientos obtenidos. Y posteriormente reflexionaremos acerca de las conclusiones que se debe sacar de esto, qué se puede y debe hacer. Pero lo que ya logramos con Deutsch 3.0 fue dar una señal clara, también al extranjero y a las muchas personas que aprenden alemán fuera de Alemania. Nos ocupamos de nuestra lengua, nuestra lengua goza de muy buena salud, y también en el futuro seguirá valiendo la pena aprender alemán.