Series alemanas en México
Bad Banks

Bad Banks: Jana Liekam (Paula Beer) steht halb versteckt hinter einer Betonwand inmitten eines sonst leeren, tristen Raumes.
Jana Liekam (Cerveza Paula) está bajo una gran presión. Para no fallar, tiene que superarse a sí misma y estar dispuesta a cruzar fronteras... | © ZDF und Sammy Hart

¿Qué estaría dispuesto a sacrificar para sobrevivir en el mundo bancario dominado por los hombres? ¿Su relación, sus valores, su salud, su lealtad?
La serie Bad Banks trata sobre el mercado financiero europeo, pero su relevancia es global...

De Mark Tompkins

El dinero hace que el mundo gire... si no está hundido en algún lugar.

El comienzo de Bad Banks se parece a una película de catástrofes, excepto que las condiciones caóticas en este caso se llevan a cabo en el distrito bancario: Mientras las noticias de la televisión advierten de un colapso bancario que es "cinco veces peor que el de Lehman Brothers", una multitud enfurecida rodea un cajero automático. Cuando el cajero automático indica que no hay más dinero disponible, las calles del distrito financiero de Frankfurt, prácticamente el Wall Street de Alemania, se agitan. Cada traje parece ser un banquero y por lo tanto se convierte en un objeto de ataque para la turba furiosa. Ni con gas lacrimógeno y barricadas puede la policía controlar los disturbios.

Mientras tanto, una figura solitaria con una sudadera con capucha aprovecha la conmoción general para entrar en un edificio de oficinas de gran altura sin que se note por una entrada lateral: la joven banquera de inversiones Jana (Paula Beer), que deambula por los devastados pasillos de su empresa y que es acusada por un colega de ser la responsable de todo el caos.

Lo que sigue es un flashback que muestra la escena de hace ocho semanas: Jana está a punto de perder su trabajo en una prestigiosa empresa de Luxemburgo, supuestamente porque se atrevió a ser mejor que un ejecutivo sexista.

En una industria en la que el despido equivale a una sentencia de muerte, la humillación y la desesperación son grandes. Pero entonces Jana recibe de repente una oferta para trabajar en un gran banco de inversión en Frankfurt, un competidor de su antiguo empleador. La escena inicial de aspecto casi apocalíptico presenta así al público de la televisión un enigma: ¿cómo pudo una mujer tan tranquila y competente como Jana haber causado este gigantesco desastre? Esta introducción llena de suspenso ha dado a la primera temporada de Bad Banks un enorme factor adictivo, al que han sucumbido millones de espectadores.

JUEGO DE SUMA CERO O NADA EN ABSOLUTO

En la Deutsche Global Invest de Frankfurt, Jana trabaja directamente para el banquero jefe de inversiones Gabriel Fenger (Barry Atsma): un típico macho alfa que no tiene nada que ver con los viejos estereotipos del alemán simple y frugal y que, en cambio, aparece siempre con una mentalidad ganadora, arrogante e influenciada por los americanos, e incluso se anima a sí mismo para su día de trabajo reproduciendo las películas de Tom Cruise en un bucle continuo. Tanto Atsma como Paula Beer han recibido premios por sus actuaciones.

Bajo las alas de Fenger, Jana pronto se da cuenta de que es sólo un peón en la lucha por el poder de los peces gordos de las empresas rivales. Pero el papel de víctima no es para ella. Ha aprendido que su propia conciencia sólo se interpone en el camino de una carrera en esta industria y se venga de sus jefes, sin importar el daño colateral que se haga a la sociedad en su conjunto. La historia del autor principal Oliver Kienle no es un estudio de la decadencia moral, sino que la moralidad está en caída libre aquí.

La historia es emocionante, pero no seguimos las intrigas como en una telenovela del siglo XXI. Bad Banks es demasiado perturbador para eso. El público es testigo de cómo Jana se sumerge cada vez más en un ambiente inmoral, pero sin embargo está de su lado, porque como mujer joven está constantemente a merced de comentarios e insultos condescendientes. Sin embargo, las simpatías del público se ponen a prueba de una manera que es extremadamente rara de encontrar en la televisión. A lo largo de toda la serie surge la pregunta de si Jana tiene que actuar "como un hombre" para sobrevivir en un mundo en el que todos quieren llegar a la garganta de todos. Sólo hacia el final entra en una relación con tintes más conciliadores.

Por muy cautivadoras que sean las muchas estafas, lo que hace de Bad Banks una serie excepcional es su estilo cinematográfico. El director Christian Schwochow y el camarógrafo Frank Lamm le dan a la trama una fría atmósfera que recuerda más a las películas de arte y ensayo que a las series de televisión: inteligente, genial y altamente adictiva. Bad Banks es una coproducción entre la Segunda Televisión Alemana ZDF y el canal cultural europeo Arte. Así que la sofisticada estética de la serie se debe también a la sensible firma de Arte.
  • Jana Liekam (Paula Beer) und Gabriel Fenger (Barry Atsma) geben sich die Hand in Fengers Büro. © ZDF und Sammy Hart

    Gabriel Fenger (Barry Atsma) desafía a Jana Liekam (Paula Beer).

  • „Bad Banks - Die Kündigung“: Thao Hoang (Mai Duong Kieu) sitzt an einem Schreibtisch und blickt auf einen der vielen Monitore, die vor ihr stehen. Neben ihr hat Jana Liekam (Paula Beer) Platz genommen, dahinter stehen die Kollegen Adam Pohl (Albrecht Schuch) und Shanti Bhardevej (Utsav Agrawal). Alle schauen gebannt auf das, was auf dem Bildschirm vor ihnen passiert. © ZDF und Sammy Hart

    Jana (Paula Beer, segunda por la derecha) tiene un equipo a su lado: Thao Hoang (Mai Duong Kieu, l.), Adam Pohl (Albrecht Schuch, 2º por la izquierda) y Shanti Bhardevej (Utsav Agrawal, r.) se propusieron llevar a cabo una lucrativa misión.

  • „Bad Banks - Der Mann aus London"“ Merklich müde und überarbeitet sitzt Jana (Paula Beer) nachts im Büro und arbeitet. Die junge Frau hat ihre Schuhe ausgezogen, hockt mit angezogenen Beinen auf ihrem Bürostuhl und schaut nahezu apathisch auf die Monitore vor sich. © ZDF und Ricardo Vaz Palma

    Jana (Paula Beer) está bajo mucha presión, tiene miedo de fracasar.

  • „Bad Banks - Die Höhle des Löwen“: Jana (Paula Beer), Adam (Albrecht Schuch) und Thao (Mai Duong Kieu) stehen, in Schwarz gekleidet, nebeneinander auf der Dachterrasse eines Hochhauses mit Blick auf Frankfurt und posieren für die Kamera. © ZDF und Ricardo Vaz Palma

    El trío Jana (Paula Beer, r.), Adam (Albrecht Schuch) y Thao (Mai Duong Kieu, l.) se han encontrado y han hecho un pacto diabólico. El duelo pasa a la siguiente ronda.

  • „Bad Banks“: Jana Liekam (Paula Beer) sitzt erschöpft auf dem Boden in einem großen, leeren Raum. Sie lehnt sich gegen die karge Betonwand. © ZDF und Sammy Hart

    Jana Liekam (Paula Beer) se enfrenta a un gran reto profesional.

  • Jana Liekam (Paula Beer) in einer schwarzen Kapuzenjacke versucht auf der Straßen unerkannt zu bleiben. © ZDF und Sammy Hart

    Disturbios en las calles de Frankfurt. Jana Liekam (Cerveza Paula) trata de no ser detectada.

  • „Bad Banks“: Gabriel Fenger (Barry Atsma), Jana Liekam (Paula Beer), Christelle Leblanc (Désirée Nosbusch) © ZDFund KNSK Werbeagentur

    Gabriel Fenger (Barry Atsma), Jana Liekam (Paula Beer), Christelle Leblanc (Désirée Nosbusch) en „Bad Banks“ (Detail).

Bad Banks y Bancos Malos: Ambos permanecerán con nosotros

Bad Banks muestra cómo la televisión alemana se está reinventando actualmente. Los dos primeros episodios se estrenaron en la gran pantalla de cine del famoso Zoopalast de Berlín como parte de la Berlinale 2018. Un debut tan prestigioso habría sido inimaginable hace poco tiempo. Un día después, los seis episodios estaban disponibles en los sitios web de Arte y ZDF, donde llegaron a un millón de espectadores en una semana. Posteriormente fue transmitida la primera temporada por Arte y ZDF.

Fueron sobre todo los clics en línea, pero también las críticas alentadoras, las que fueron decisivas para que las dos emisoras encargaran una segunda tan sólo un mes después del estreno de la primera temporada. En los EE.UU., Hulu aseguró los derechos, y la serie se ha emitido desde entonces en más de 40 países: una prueba más de que las series alemanas están en alza a nivel internacional. Bad Banks está actualmente disponible en Netflix en lugares de habla alemana y francesa, un digno hogar para una serie que se presta para mirar de corrido.

El director Christian Schwochow acaba de convertirse en el primer cineasta alemán en dirigir algunos episodios de The Crown, una serie producida por Netflix, entre varios otros proyectos. La pregunta de si desarrollará nuevos episodios de Bad Banks sigue sin respuesta. En cualquier caso, los autores no deberían quedarse sin material para nuevas historias. Todo lo que tienen que hacer es abrir los periódicos, donde los últimos titulares con nuevas acusaciones contra un determinado banco ciertamente proporcionarán muchos modelos realistas para los nuevos episodios de Bad Banks.

El rodaje de la segunda temporada de la serie de ZDF "Bad Banks", esta vez dirigida por Christian Zübert y basada en los guiones de Oliver Kienle, comenzó en enero de 2019. En seis episodios más, la segunda temporada de "Bad Banks" cuenta la historia de cómo el mundo financiero se reinventa a sí mismo medio año después de la crisis.
 

STREAMING DE „BAD BANKS“

En Alemania:
  ZDF Mediathek

En  México : 
HULU 

Top