#180sec Ciudad: Compartir e intercambiar

 Bogotá Foto: Goethe-Institut

¿Mío, tuyo o nuestro? Por encargo del Goethe-Institut en los doce cortometrajes de “180 Segundos Ciudad” jóvenes cineastas y periodistas averiguan en 12 ciudades de todos los continentes qué comparten sus habitantes y qué prefieren guardar para ellos y preguntan: ¿son las pertenencias las que nos hacen felices? ¿O acaso nuestro futuro se basará en las acciones vinculadas al compartir e intercambiar? 

Serie A

BERLÍN
“Si se apagara internet, yo seguiría online”. Lo hacen posible los Freifunker de Berlín, que instalan routers por toda la ciudad.
 


BOGOTÁ
Cadena es el nombre de una caja de ahorro colectiva en Bogotá. Solangel explica cómo amigos, colegas y familiares ahorran juntos.
 


BRUSELAS
Se dice que “el tiempo es dinero”.  ¿Qué pasaría si esto fuera real y pudiéramos pagar cosas con nuestro tiempo? Margaux transformó esta idea en acción y fundó un Banco de tiempo en Bruselas.
 


COLONIA, Alemania
¿Cuándo un hombre es un hombre? Esto puede averiguarse en el taller Drag-King en Colonia. Pantalón en lugar de pollera, barba artificial y un poco de maquillaje transforman a Sarah y Katrin en hombres de pura cepa.
 


TOKIO
El Café Fab es solo uno de los lugares donde se comparte conocimiento de forma gratuita. En Tokio son muchos los lugares en los que se aprende de forma colectiva cómo fabricar escobas, protegerse de catástrofes o planificar ciudades.
 


MÚNICH
En ninguna otra parte de Múnich se comparte e intercambia tanto como en el mercado Viktualienmarkt. Aquí, el filósofo de economía Wolf Dieter Enkelmann se pregunta si compartir es nuestro futuro.
 
 

Serie B

HAMBURGO
Además de la famosa Reeperbahn, en el barrio portuario de Sankt Pauli se pueden encontrar frutas y verduras cultivadas, cosechadas, preparadas y consumidas de forma comunitaria.
 


LEIPZIG
Mientras se cosechan tomates o se cocinan fideos con pesto, en la huerta comunitaria de Lindenau no solo crecen frutas y verduras sino también amistades.
 


MONTREAL
Huertas bajo el sol de una gran ciudad. Un techo verde, una huerta pública, un mercado de productores: un paseo al corazón agrícola en Montreal.
 


PARÍS
Tómese verdura desechada, póngase en una plaza pública y mézclense todos los ingredientes con música y una velada comunitaria: habitantes parisinos cocinan y disfrutan de su disco-sopa.
 


PEKÍN
En el popular mercado semanal de Pekín no solo se comparten alimentos sino también ideas y recetas para la protección del medio ambiente y el desarrollo rural.
 


VARSOVIA
Artistas y activistas fundan una casa de té en el barrio de Bródno. ¿Lograrán animar a sus habitantes a prenderse en la iniciativa?
 


 

 

Top